domingo, 13 de marzo de 2011

En el vertice del fracaso

En el vértice del fracaso se encuentra el ser medio.
Incapaz de dar un paso adelante.
Incapaz de dar un paso atrás.
Con cualquier movimiento se verá,
abocado al abismo.
Abismo de sinsentido,
abismo de sin razón.

En el vértice del fracaso se encuentra el éxito.
El éxito del ser mediocre que nada tiene que perder.

Sobre el vértice, un ser vertical,
sobre su vértice anatómico un vértice
universal, la nada, el abismo, o...
el mas allá.

adonde ir? que hacer?
arriba nada, abajo nada.
Estático, perplejo.
Inútil existencia banal.

Pequeños logros, difusos triunfos,
briznas de felicidad. Atomos de rota soledad,
cuando convergen uno con uno o mas.

Extraído de: Mis neuronas y yo en una feliz tarde de domingo.
Autor: Mis neuronas y yo.

En 1973, Wilczek, un estudiante graduado trabajando con David Gross en la Universidad de Princeton, descubrió la libertad asintótica que afirma que mientras más próximos estén los quarks menor es la interacción fuerte entre ellos; cuando los quarks están extremadamente próximos la interacción nuclear entre ellos es tan débil que se comportan casi como partículas libres.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada